fbpx
Sin categoría

La Madriguera del Conejo

La Matrix.

El punto de partida.

Lo que ni siquiera habías soñado.

Donde todo es posible.

Nos han hecho pensar que la vida ocurre de una manera, y que hay que acoplarnos a ella.

El tiempo es lineal, hay que esforzarse mucho para tener resultados, si quieres ser una mujer o un hombre de éxito, tienes que levantarte temprano, ser disciplinado, hacer muchas, muchas cosas. Hay que seguir las leyes de la causa y el efecto.

Sin embargo, lo que nadie te dijo es que, hay otras formas de crear tus propias realidades, de vivir bajo tus propios términos, de crear lo que en algún momento, has creído imposible.

Esta es la madriguera del conejo.

Vivimos en mundos paralelos, llenos de infinitas posibilidades. Cada momento, existen para nosotros alternativas para crear en nuestra vida.

Podemos elegir la que queramos y  hacerlas realidad.  Lo único es ser conscientes, de que la podemos hacer real, y quizás descubrir lo que te impide llegar a ella.

Para esto, hay que hacer, un cambio de paradigma, dejar de creer que.

  • Vivimos en mundos separados.
  • Las circunstancias dictan mis resultados. 
  • No todo es posible.

Esta es la manera de pensar que no te va a permitir acceder al infinito mundo de las posibilidades. A crear las mejores realidades.

Así fue para mi…

  • Valoramos mucho lo que estás haciendo, pero en este momento, no necesitamos consultores.

Había pedido ser entrenada para ser consultor de empresas, y esa fue la respuesta del CEO.

Claro, me parecía totalmente lógico y entendía que no era mi momento.

Pasaron por mi muchos pensamientos en un momento, algunos de ellos me dejaban una sensación de frustración y tristeza.

Sin embargo, esa ocasión algo pasó y aunque esa sensación de comprenderlo, de resignarme ante la respuesta lógica, sentirme desilusionada y que quizás yo no daba el ancho…

Algo ocurrió en un instante dentro de mi.

Como si mi propia consciencia me sacudiera, me recordara que la vida la estaba creando yo, que este era mi juego y la que decía como jugarlo era yo misma.

Y de pronto atrapé otro pensamiento, recordé una frase de Alicia:

“Desde que me caí por esa madriguera me han dicho qué tengo hacer y quién debo ser. Me han encogido, aumentado, arañado y metido en una tetera, me han acusado de ser Alicia y de no ser Alicia, pero éste es mi sueño, y yo decidiré cómo continúa”
(Alicia en el país de las Maravillas – Lewis Carroll)

Ahí me di cuenta, que ser consultor, no dependía de nadie, más que de mi.

Todo eso en solo unos segundos, había entrado, en la madriguera del conejo.

  • Te agradezco muchísimo conversación, respondí, y lo entiendo perfecto, no es el momento para ustedes de entrenar a alguien más; pero te quiero decir algo, con todo el respeto del mundo.

Yo voy a ser consultor. De eso no hay duda, y me encantaría hacerlo con ustedes, pero si no, de cualquier forma lo haré.

Se escuchó un silencio, no era la respuesta que esperaban de mi.

Y en ese instante, mi vida dio un giro, uno de esos giros donde ya no hay vuelta atrás.

Pero no por el resultado, sino porque en ese momento yo me había constituido en un consultor de empresas. No por el entrenamiento, no por la aprobación de otros, no porque alguien lo dijera.

Sino porque algo en mi, se había constituido en eso.

Con el tiempo entendí que vivimos en tiempos paralelos, que todo el tiempo, están ocurriendo diferentes posibilidades para nosotros, miles de ellas.

Pero en un momento tu puedes elegir, la mejor de ellas.

Ese preciso momento, donde entras en una realidad elegida por ti, más allá de vivir la vida como una reacción a lo que ocurre a tu alrededor.

Así, de entre todas las posibilidades, reacciones, respuestas, elegí la que en ese momento, me daba más poder.

Y cuando estás dispuesta a elegir algo más grande, a vivir desde tus propias reglas, el universo se alinea, y los resultados son extraordinarios y lo que ni siquiera habías  soñado, se hace disponible.

Esa es la madriguera del conejo, ese lugar dentro de ti, donde eres capaz de crearlo todo, donde vives bajo tus propias reglas, donde tu voz es la que dicta tu futuro.

¿Estás lista para entrar en la madriguera del conejo?

¿Para crear tu vida, desde lo más extraordinario de ti?

¿desde tus propias reglas?

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *